Redacción Angélica González

Hace 145 años, en 1878, Colombia atravesaba una etapa de reconstrucción después de años de conflictos, y Bogotá era un escenario comercial en auge.

 

En medio de este panorama, nacía la Cámara de Comercio de Bogotá, una institución creada por cuatro empresarios para apoyar a los negocios y resolver conflictos, lo que se convertiría en los aspectos claves en el desarrollo económico y social de la ciudad y del país.

 

La CCB ha mediado entre las necesidades empresariales, de ciudadanos, y de los gobiernos nacional, regional y local. Es por eso, que comparten la cronología de sus logros desde 1878 hasta hoy:

 

 

1901 - 1911: impulsó la electrificación, la construcción del primer acueducto de la ciudad y las obras de transporte aéreo y fluvial.

 

1918: realizó el primer arbitraje y nació la conciliación, dos herramientas que dieron paso a la creación del Centro de Arbitraje y Conciliación, hoy referente en Iberoamérica.

 

1923: participó en decisiones importantes, como la creación del Banco de la República con la misión Kremmerer, una comisión de expertos que hizo propuestas de reformas fiscales y monetarias a varios gobiernos, principalmente en Latinoamérica.



1931: el Gobierno le delegó el manejo del registro mercantil, servicio que se ha caracterizado por regirse bajo un modelo autosostenible, que no requiere de la destinación de recursos por parte del Estado para su operación. Además, gracias al seguimiento a temas como la seguridad, y a las recomendaciones de política pública, la entidad ha impactado favorablemente a los ciudadanos, como ocurrió con la creación de los Centros de Atención Inmediata (CAI).

 

1989: adquirió Corferias, y con ello inició el camino de las 7 filiales que hoy aportan a la inversión, los negocios, la sostenibilidad y el mejoramiento de la calidad de vida. En esa misma época, inició el acompañamiento a los empresarios, que hoy se traduce en más de 600 servicios gratuitos que incluyen cursos, talleres y hasta mentorías especializadas.

 

 

Adicionalmente, fue la primera organización privada en impulsar las industrias culturales y creativas, ya que desde 2004, promueve los negocios con plataformas como ARTBO, Bogotá Audiovisual Market-BAM, Bogotá Music Market-BOmm y Bogotá Fashion Week.

 

En 2018, creó las iniciativas clúster: 16 apuestas sectoriales que trabajan en favor de la competitividad. Ese mismo año, junto con Corferias y Fontur, entregó “Ágora Bogotá: Centro de Convenciones” como parte de su estrategia para consolidar a la capital como epicentro de eventos internacionales.

 

Hoy en día, trabaja en impulsar el Distrito de Ciencia, Tecnología e Innovación de Bogotá Región (DCTIB), para fomentar la interacción entre actores que aceleren la innovación, y pretenden atender al 98% del tejido empresarial que son mipymes que requieren gran apoyo institucional.

 

En sus 145 años, la Cámara de Comercio de Bogotá ha sido un motor de cambio, siendo un ejemplo de cómo la articulación público-privada fortalece a los negocios e ingresos familiares. Su legado es un testimonio de cómo una institución puede marcar la diferencia y ser un símbolo de transformación y progreso para toda una nación.

 


 

Comparte en:


También puede interesarte
Última Hora...