Redacción Angélica González

Un estudio reciente reveló que los pacientes, en especial las mujeres, que son atendidos por una doctora tendrían menores tasas de mortalidad y de reingresos al hospital.

 

La investigación que fue realizada por la Universidad de California en Los Ángeles, EE. UU. y publicada en Annals of Internal Medicine, llevó a cabo el análisis de más de 700 mil pacientes, de ambos géneros y desde los 65 años, recogidos desde 2016 a 2019.

 

Cabe señalar que el estudio es de tipo observacional, o sea, se observa la realidad o se miden ciertos resultados, pero no se puede establecer una relación de causa-efecto.

 

De los 700 mil pacientes, casi 459 mil eran mujeres y casi 320 mil eran hombres. Del total, un 30,6 % fue tratado por médicas y “se observó la mortalidad a 30 días desde la fecha de ingreso y la readmisión en un mes desde la fecha de alta”.

 

Según revelaron los datos, la tasa de mortalidad de las pacientes femeninas era de un 8,15 % cuando eran tratadas por médicas, frente a un 8,38 % cuando el médico era varón, lo que fue catalogado como una diferencia "clínicamente significativa", según precisa la universidad.

 

En el caso de los pacientes varones, señalan que, aunque la diferencia "era menor, las médicas seguían llevando ventaja, con una tasa de mortalidad de un 10,15 % frente a un 10,23 % de los doctores". Además, los investigadores hallaron el mismo patrón en las tasas de readmisión hospitalaria.


Posible subestimación médica de la gravedad de la enfermedad


Estas diferencias, según el equipo, pueden deberse a varios factores, entre los que sugieren que los médicos podrían subestimar la gravedad de la enfermedad de sus pacientes mujeres.

 

De hecho, investigaciones anteriores han observado que los médicos varones "subestiman los niveles de dolor, los síntomas gastrointestinales y cardiovasculares y el riesgo de ictus de sus pacientes mujeres, lo que podría retrasar o interrumpir la atención", agrega el comunicado.

 

Además, es posible que las doctoras se comuniquen mejor con sus pacientes mujeres, lo que aumenta la probabilidad de que proporcionen información importante que permita mejorar el diagnóstico y el tratamiento.

 

Otra causa podría ser que las mujeres se sientan más cómodas al someterse a exámenes delicados y entablar conversaciones detalladas con médicas.

 

Enfoques diferentes en la práctica médica


"Lo que indican nuestros resultados es que los médicos de ambos sexos practican la medicina de forma diferente y que estas diferencias tienen una repercusión significativa en los resultados sanitarios de los pacientes", indicó el autor principal del estudio, Yusuke Tsugawa.

 

El investigador consideró necesario seguir investigando cómo y por qué los médicos y las médicas practican la medicina de manera distinta y su repercusión en la atención, lo que "podría conducir al desarrollo de intervenciones que mejoren eficazmente la atención al paciente", dijo.

 

Analizando el estudio, la doctora especialista en medicina con perspectiva de género Carmen Valls, que no participó en la investigación, destacó que es "de buena calidad, con buen análisis estadístico".

 

Valls, citada por el Science Media Centre –una plataforma de recursos para periodista científicos–, señaló entre sus limitaciones que se hizo entre pacientes mayores, "por lo que no se puede saber con toda seguridad" si esas diferencias de trato ocurren entre personas más jóvenes.

 

Por su parte, el investigador de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) Gavin Stewart, estimó que por el tipo de investigación "las conclusiones deben tratarse con cautela a menos que se corroboren con estudios adicionales".


CON INFORMACIÓN DE EFE

Comparte en:


También puede interesarte
Última Hora...