Imagen tomada de Pixabay

¿Qué es el teleaborto y qué tiene que ver con el COVID19?

mayo 22, 2020

Por: Héctor Mauricio Quiñones Becerra

Esta nota se basa en la investigación realizada por Patricia Sulbarán Lovera de la cadena BBC Mundo.

La Organización Mundial de la Salud estableció que si una mujer tiene menos de nueve semanas de embarazo puede ser sometida a un aborto médico, incluso realizado por ella misma. “La administración de tabletas, el manejo del proceso y el abordaje para evaluar que haya sido completado puede ser auto-administrado, por fuera de un centro médico y sin supervisión directa de un proveedor”, consignó la OMS en una comunicación enviada a la BBC Mundo.

También puede interesar: Ellas fueron dos hombres transgénero y ahora retoman la apariencia del género con el que nacieron

Pese a estar prohibido en 18 estados de los EE.UU, el aborto médico a través de telemedicina  ha aumentado durante el confinamiento establecido para luchar contra la pandemia del COVID-19.  La organización de investigación de salud Gynuity suministró el anterior dato, a través de una investigación llamada “TelAbortion”.

Mauree Baldwin doctora que está a cargo de la investigación, aseguró que ha recetado durante dos años a más de cien mujeres que ni siquiera conoce, píldoras abortivas. Entre éstas: mujeres en el servicio militar que no tienen acceso a proveedores de abortos; mujeres que viven a tres o más horas de la clínica más cercana autorizada para realizar este tipo de procedimientos; mujeres que tienen hijos pequeños que no tienen quien los cuide mientras van a consulta y también aquellas que han intentado practicarse un aborto no seguro y sin guía médica habiendo adquirido píldoras no autorizadas, así lo indica la BBC Mundo.

El confinamiento establecido para enfrentar la pandemia ha incrementado el interés por la práctica del teleaborto, ya que las mujeres quieren evitar asistir personalmente a laboratorios o consultorios médicos. Por ello, recurren a “TelAbortion”, el único programa en Estados Unidos que le permite a las pacientes, acceder a los medicamentos vía correo postal y tener asistencia sanitaria por video sin ir a un centro médico autorizado para ese fin.  

Para acceder al teleaborto las pacientes deben verificar que están debajo de las 9 semanas de gestación a través de un ultrasonido, después de eso reciben un kit que incluye los dos medicamentos principales para el procedimiento, mifepristona y misoprostol, sumado a una consulta por videoconferencia.

Los fármacos utilizados para realizar el teleaborto, pueden provocar calambres, sangrado y efectos secundarios como vómito y nauseas. Según Elizabeth Raymon, portavoz de Gynuity, durante el estudio realizado solo tres pacientes han tenido que ser hospitalizadas y destaca que esto no tiene nada que ver con que el procedimiento sea realizado por la misma mujer. “El rango de complicaciones es el mismo que con cualquier aborto médico. El hecho de enviar por correo las pastillas no parece aumentar el riesgo de posibles problemas”, asegura la también profesional de la salud.

Esta modalidad sigue siendo bastante discutida a pesar de haberse incrementado su implementación durante la pandemia y de ejecutarse además de EE.UU, en Canadá y Australia. Por ejemplo en febrero de este año, senadores estadounidenses del partido demócrata presentaron un proyecto de ley que prohíbe el aborto mediante la telemedicina, de acuerdo a este proyecto de ley, los médicos que no realicen una consulta previa presencial para examinar a la paciente antes de proveerle los medicamentos para el aborto deberán cumplir hasta dos años de prisión.

Fuente consultada BBC Mundo

Responsive image