MONEDAS
Darío Gómez con su mascota
Instagram Darío Gómez

30 julio, 2022

Tal como lo deseó Darío Gómez, sus perritos lo acompañaron en su funeral e incluso lloraron junto a su ataúd



Por: Redaccion Ultimahoracol




Tras la muerte de Darío Gómez, diferentes anécdotas nostálgicas emergen alrededor del trágico desenlace. Una de estas historias es la de sus perritos, quienes lo acompañaron en su funeral, tal como ‘El Rey del Despecho’ lo deseó en vida.

Le recomendamos leer: El llanto desconsolado de ‘Pistolita’, guitarrista de Darío Gómez

Durante el velorio público que se llevó a cabo el pasado 28 de julio, los presentes notaron una escena que se hizo noticia. Se trataba de la presencia de Abril y Bethoven, dos perros de raza Cocker Spaniel que pertenecían a Darío, quien los cuido y respetó hasta su último día.

La pareja de caninos, hembra y macho respectivamente, se habían ganado el cariño del ‘Rey’, quien había llegado incluso a alcahuetear algunos daños y destrozos que cometieron al interior de su casa.

El amor de Gómez por sus mascotas era tal que, cuando Abril se extravió, el intérprete de “Nadie es eterno en el mundo” utilizó sus redes sociales para pedir ayuda a su fanaticada y de esa manera recuperar a su compañera canina.

Johana Vargas, viuda de Darío Gómez, le conto a Revista Semana que en una ocasión su esposo le había pedido que si llegaba a fallecer, le permitieran a sus mascotas ver su féretro, para que no pensaran que las había abandonado.

Una de las mascotas de Darío Gómez habría presentido su muerte

Según la mujer, la cercanía entre Darío y las mascotas era tal que, el día de su muerte, Abril “presintió” el evento.

“No sabíamos nada, pero ella cambió; inmediatamente se quedó en la casa, no quería salir, parecía como si estuviera enfermita y con comportamiento nervioso”.

Tal y como lo fue la voluntad expresa de Darío, los perritos fueron llevados al coliseo donde se realizaba el velorio para que pudieran ver que su amo había fallecido y no los había abandonado.

Según los presentes, la actitud de ambos animales reflejaba tristeza, e incluso en algunos momentos lloraron junto al ataúd.

Foto tomada de: Revista Semana

Fuente consultada: La Kalle