Imagen: Unsplash

¿Otro virus amenaza a Asia? Así trabajan los científicos para evitar otra posible pandemia

enero 16, 2021

Por: Redaccion Ultimahoracol

A inicio del año 2020 ya se conocían varios casos de una enfermedad respiratoria (COVID-19) que recién estaba iniciando en Wuhan, China. Por esta razón, el gobierno tailandés comenzó el proceso de examinar a las personas que provinieran de ese lugar.

Lea también: Los Llanos Orientales son un lugar para amar, según NYT

Las pruebas fueron enviadas a varios laboratorios para lograr descubrir el problema. Entre ellos, al Centro de Ciencias de la Salud y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Cruz Roja Tailandesa en Bangkok.

Allí se encuentra Supaporn Wacharapluesadee, una experta cazadora de virus. Ha estado durante 10 años en un proyecto mundial (Predict) que se encarga de detectar y detener enfermedades que se puedan transmitir de animales a humanos.

El enfoque de Predict es tomar muestras de varias especies, principalmente de los murciélagos, ya que alojan muchos coronavirus. Este proyecto descubrió que el COVID-19 estaba estrechamente relacionado con este animal.

Lea también: “El virus está explotando nuestra falta de compromiso, nuestra fatiga”: OMS hace llamado a no bajar la guardia

Una nueva amenaza

Según información recopilada por la BBC, Wacharapluesadee y su equipo de trabajo ya están trabajando con miras hacia una próxima amenaza.

Mientras el mundo entero combate el coronavirus, Asia ha presentado un número grande de infecciones nuevas. Esta región, al ser tropical, presenta una gran variedad de biodiversidad; razón por la cual contiene diferentes patógenos.

Además, la población humana está en constante aumento en esta región. Y así mismo, el contacto entre humanos y animales salvajes está en crecimiento; razón por la cual aumenta el factor de riesgo.

Estas nuevas amenazas “suponen una gran preocupación porque no hay tratamientos y estos virus tienen una alta tasa de mortalidad” según Wacharapluesadee. La tasa de mortalidad varía entre un 40% y un 75% dependiendo del virus y de dónde surja el brote.

Un virus maligno

Dentro de las nuevas amenazas está el virus Nipah. El periodo de incubación de este virus puede llegar a ser de hasta 45 días. Es decir, puede que un animal o una persona, sin saber que está infectada, lo pueda transmitir.

El Nipah se puede contagiar por vía respiratoria o por consumir alimentos contaminados. Sus síntomas varían entre tos, dolor de garganta, dolores, fatiga y encefalitis. Es una enfermedad que a la Organización Mundial de la Salud (OMS) le gustaría evitar que se propague.

Lea también: Equipo de expertos de la OMS ya está en Wuhan para investigar el origen del virus

La realidad en Asia

En varias ciudades asiáticas, los mercados están llenos de motos levantando polvo, carros contaminando el ambiente y lugareños, compradores y vendedores, que colman el lugar.

Pero si se mira hacia el cielo, se pueden ver miles de murciélagos colgados, durmiendo, comiendo, orinando y defecando encima de cualquier cosa que se encuentre debajo de ellos.

Cualquier lugar donde los murciélagos y los humanos estén cerca se considera un “intercambio de alto riesgo” según Veasna Duong, colaboradora de Wacharapluesadee. Es decir, es muy probable que se produzca un contagio.

Entre el año 2001 y 2011, se identificaron 11 brotes diferentes de Nipah en Asia. Se detectaron 196 personas con este virus. De ellas, 150 murieron.

Las personas en Asia, además de preocuparse por estar muy cerca de los murciélagos, deben cuidarse también de consumir alimentos infectados por estos animales. El 60% de estas personas, no conocen que los murciélagos transmiten enfermedades.

Más cerca que nunca

Según un informe realizado por Rebekah J. White y Orly Razgour de la Universidad de Exeter, la transmisión de estos virus se relaciona con el desarrollo humano y las rápidas urbanizaciones.

“La propagación de estos patógenos y el riesgo de transmisión se aceleran con los cambios en el uso de la tierra como la deforestación, la urbanización y la intensificación agrícola” confirma el informe.

Los incendios forestales, las sequías y la deforestación hace que los animales se vean obligados a buscar alimento y comida en otros lugares. Los murciélagos, por ejemplo, buscan árboles frutales cultivados en granjas con animales domésticos.

Los anterior permite que el virus sea transmitido por los murciélagos a los cerdos y otros animales, y posteriormente a los granjeros.

Según Duong, los murciélagos además de poder transmitir Nipah y COVID-19, podrían también transmitir ébola y SARS.

Sin embargo, los murciélagos juegan un rol importante en el ámbito ecológico. Este animal poliniza más de 500 especias de plantas. Además, ayuda a controlar plagas de insectos que podrían también transmitir enfermedades como la Malaria.

Lea también: “La juventud primero”: este el país que decidió vacunar a los jóvenes antes que a los adultos mayores

¿Cuál es la solución?

Aun se desconocen todos los aspectos de estos virus. Además del equipo de Duong y Wacharapluesadee, hay muchos científicos, alrededor de todo el mundo, intentando buscar respuestas a estos problemas.

Estos virus son altamente peligrosos y considerados como bioterrorismo a nivel mundial. Solo un número limitado de laboratorios tienen permisos de cultivar, almacenar y analizar estos patógenos, para entender cómo se replica y se transmite.

La financiación para estos laboratorios especializados, se ven limitada por sus altos costos de mantenimiento. Además, el gobierno Trump dejó expirar el proyecto Predict, aunque Biden prometió restaurarlo.

Puede interesarle: Así será la toma de posesión de Joe Biden el próximo 20 de enero

Sin este tipo de proyectos, los científicos no podrían identificar nuevos virus rápidamente y no se podrían controlar con eficiencia. Estas investigaciones son necesarias para comenzar a trabajar en vacunas y evitar una posible pandemia en el futuro.

Fuente consultada: artículo publicado en la BBC por Harriet Constable*

Responsive image

ULTIMAHORACOL.COM pertenece a I.P. MEDIA S.A.S