Imagen: Archivo particular

Estos son los peores países en América Latina para ejercer la libertad de prensa

mayo 4, 2021

Por: Carol Salazar Baquero

La Organización Reportero Sin Fronteras (RSF) publicó la clasificación de 180 países y regiones del mundo según el nivel de libertad de prensa que tienen. En América Latina, Cuba es el peor país para ejercer el periodismo y Colombia, el quinto.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa se celebra cada 3 de mayo y este año, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), se enfocó en tres aspectos. Primero, las medidas para garantizar la viabilidad económica de los medios; segundo, la transparencia de empresas de Internet y tercero, la capacidad de alfabetización mediática que permita a las audiencias reconocer, defender y exigir periodismo, dice la Unesco.

Lea también: Anonymous revela correos y contraseñas de miembros del Ejército colombiano

La RSF elabora la clasificación de acuerdo con las respuestas dadas por expertos en un cuestionario. Las aspectos que aborda son: el pluralismo, la independencia de los medios de comunicación, el ambiente en el que los periodistas llevan a cabo su trabajo y la autocensura, el marco legal, la transparencia y la calidad de la infraestructura con que se cuenta para producir la información, expone RSF en su página oficial. Además, añade las cifras registradas de violencia ejercida contra periodistas en el periodo de tiempo estudiado.

Esta es la lista de los 10 peores países de América Latina para ejercer el periodismo con libertad.

1. Cuba

Ocupa el puesto 171 en la lista de 180 elaborada por la RSF, es decir que hace parte de los 20 países del mundo con peores garantías para la libertad de prensa. Según la clasificación, Cuba lleva años siendo el peor país de América Latina en el ranking.

“El régimen cubano mantiene un monopolio casi absoluto de la información e intenta obstaculizar por todos los medios el trabajo de la prensa independiente”, explica la RSF en su sitio web. Situaciones de amenazas, persecuciones, detenciones arbitrarias y destrucción del material periodístico han sido denunciadas en Cuba. Esto ocurre, sobre todo, con blogueros y periodistas que trabajan de manera independiente, a quienes mantienen en constante vigilancia e interrogatorios, según la RSF.

Para las y los periodistas extranjeros también es difícil realizar su trabajo, pues las autoridades solo otorgan acreditaciones a quienes no consideran como “negativos para el régimen”. Lo único que brinda esperanza para la libertad de prensa en Cuba es la paulatina mejora de la cobertura de Internet en el territorio, dice RSF.

2. Honduras

Es el puesto número 151 del ranking de este año. Según la RSF, desde el golpe de Estado ocurrido en 2009, la prensa se ha ido deteriorando. Los periodistas que trabajan para los medios de comunicación de oposición o comunitarios sufren frecuentes agresiones, son víctimas de campañas de acoso o intimidación, amenazados de muerte u obligados a exiliarse, expone la organización.

La gran mayoría de ataques en contra de periodistas hondureños han sido perpetrados por la fuerza pública del país; la policía y el ejército. También utilizan estrategias judiciales para censurar a los periodistas, por medio de denuncias por difamación, que implican prisión y prohibición de hacer periodismo, según RSF.

Honduras tiene serios problemas de impunidad en estos y muchos otros casos distintos. La población vive bajo problemáticas de crimen organizado y corrupción.

Podría interesarle: Nuevo ministro de Hacienda anunció que ya no se comprarán aviones

3. Venezuela

Ocupando el puesto 148 de 180, Venezuela se muestra como uno de los países en los que más se busca silenciar a los periodistas. La organización RSF expone que el presidente Nicolás Maduro, desde que llegó al poder en 2013, ha controlado la información y callado a la prensa independiente.

“En repetidas ocasiones el presidente ha mencionado una “guerra mediática” para desacreditar a los medios de comunicación nacionales e internacionales que critican a su gobierno”, explica la organización. Desde 2017 la situación de violencia contra periodistas se ha intensificado.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) ha sido un actor de represión importante en el país. Según la RSF, ha privado la frecuencia de radios y televisiones que critican al gobierno y ha coordinado cortes de conexión a Internet, por lo que muchos medios digitales han enfrentado bloqueos y ataques informáticos. En 2018, muchos periodistas se vieron obligados a huir de Venezuela por amenazas a su integridad.

4. México

De los 180 países y regiones que enlista el ranking, México ocupa el puesto 143. Es considerado uno de los países “más peligrosos y mortíferos del mundo para los medios”, según RSF, porque existen fuertes vínculos entre el políticos, autoridades y el crimen organizado, lo cual se traduce en represión e impunidad.

“Cuando los periodistas investigan temas molestos para el gobierno o relacionados con el crimen organizado -especialmente a nivel local-, sufren amenazas e intimidaciones, y pueden ser asesinados a sangre fría, denuncia la RSF. No se han presentado las reformas necesarias, por parte del presidente López Obrador, para frenar la ola de violencia en contra de la prensa.

Los recursos económicos de los medios de comunicación comunitarios son precarias; la mayoría no cuenta con formas de difusión legales. Además, sufren de constantes persecuciones y vigilancia.

Lea también: Estos son los productos que aumentarán de precio por el paro

5. Colombia

Ocupa el puesto 134 en el ranking de la RSF, porque las constantes amenazas y asesinatos contra periodistas lo hacen uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo.

Los grupos armados, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), intentan hacer callar a los medios de comunicación alternativos o comunitarios que investigan sus actividades, generando verdaderos agujeros negros de la información, explica la organización. Las y los periodistas que suelen informar sobre las guerrillas, los nexos entre grupos armados y políticos, corrupción, medio ambiente, conflicto armado y orden público, son los que tienen mayor riesgo de ser censurados de diferentes formas.

También resalta que los medios de comunicación tradicionales pertenecen a grupos económicos poderosos y tienen nexos con grandes políticos, lo cual va en contra vía con su independencia y hace que favorezcan la autocensura. Durante la presidencia de Iván Duque (desde 2018), varias personas que ejercen el periodismo han sufrido campañas de intimidación por denunciar casos de corrupción, violaciones a derechos humanos y fraude por parte de miembros del gobierno.

6. Nicaragua

La prensa independiente nicaragüense vive una auténtica pesadilla desde que el presidente Daniel Ortega fue reelegido para un tercer mandato consecutivo, en noviembre de 2016, explica RSF. Por eso, Nicaragua ocupa el puesto 121 en la clasificación mundial.

Aspectos como campañas de odio, amenazas de muerte, detenciones arbitrarias, intimidaciones y agresiones físicas han hecho del ejercicio periodístico una tarea muy peligrosa en el territorio. Las principales víctimas son aquellas que “toman partido”, uno en contra del gobierno.

Varios periodistas han sido encarcelados bajo la premisa de que son terroristas o han sido exiliados. Además, con la  “Ley de Agentes Extranjeros”, que fue aprobada en octubre de 2020, la represión contra periodistas se ha incrementado. Según RSF, la finalidad de la Ley es “prevenir los delitos contra la seguridad del Estado”, y eso implica que cualquier persona jurídica o natural que reciba financiación fuera del país se registre ante el Ministerio de Interior como “agente extranjero”, lo cual incluye a corresponsales y medios.

En términos económicos la situación también es crítica; varios medios impresos han desaparecido por la falta de recursos como papel y planchas para rotativa, dice la RSF.

Podría interesarle: El caos se resuelve volviendo a las raíces

7. Guatemala

Ocupa el puesto 116 a nivel mundial en términos de libertad de prensa. Según la RSF, el actual presidente de Guatemala Alejandro Giammattei se ha ido en contra de la prensa por medio de acusaciones falsas y humillaciones públicas.

“Los reporteros pueden padecer amenazas, detenciones arbitrarias, intimidaciones y agresiones si denuncian casos de corrupción en los que estén implicados políticos y gobernantes”, dice la organización. El crimen organizado, la impunidad en casos de violencia contra periodistas y la corrupción abundan en el país. De ahí que en Guatemala no cesen los casos de asesinatos a periodistas.

El acceso a la información también se ha visto seriamente limitado debido a la crisis sanitaria por Covid-19. Esto ha hecho que el ambiente de trabajo para periodistas sea más hostil y peligroso.

8. Brasil

Brasil ocupa el lugar 111 en la clasificación mundial. “En la mayoría de los casos, los reporteros, conductores de programas de radio y blogueros asesinados abordaban o investigaban temas relacionados con la corrupción, las políticas públicas o el crimen organizado en ciudades pequeñas y medianas del país, en las que son más vulnerables, dice la organización en su sitio web.

Desde 2018, con la llegada del presidente Jair Bolsonaro, el ejercicio periodístico se ha vuelto más difícil y peligroso en Brasil. Tan pronto como sale información en contra del gobierno, el mandatario ataca con humillaciones, insultos y trato denigrante a las y los periodistas autores de dichas publicaciones, explica RSF. Esto ha generado desconfianza en los medios brasileños, incluso, en medio de la pandemia han habido dificultades para acceder a la información y han mostrado a la prensa como la responsable de la crisis, según la organización.

9. Bolivia

En Bolivia, las dificultades económicas de los medios, detenciones arbitrarias, procesos judiciales abusivos y ataques en el marco de protestas sociales, han hecho que el país se posicione en el puesto 110 del ranking mundial.

Los recursos de sostenimiento de la prensa se ven limitados debido a la “posición ideológica” que tengan. La publicidad oficial no se otorga a los medios de comunicación que “mienten”, “hacen política partidista” u “ofenden al gobierno, expone la organización.

Además, en el marco de cambio de gobierno entre 2019 y 2020, cuando el expresidente Evo Morales fue exiliado y lo sustituyó Luis Arce a finales del año pasado, las y los periodistas sufrieron violentos ataques por parte de manifestantes y policías. En 2020, también aumentaron los atentados contra instalaciones de medios de comunicación, sobre todo rurales.

Lea también: Estudiantes de derecho crean iniciativa para ayudar y proteger de manera jurídica a manifestantes en el paro nacional

10. Paraguay

De 180, Paraguay ocupa el puesto número 100 del ranking mundial debido a las constantes agresiones y amenazas que sufren, sobre todo, medios de comunicación y periodistas comunitarios.

“Es muy peligroso investigar temas relacionados con el narcotráfico y la corrupción en la frontera con Brasil y Argentina, los periodistas que lo hacen pueden pagarlo con su vida”, explica la RSF. Los principales actores que van en contra de la integridad de las y los periodistas son las autoridades locales y las organizaciones criminales.

Los medios de comunicación siguen siendo escenario de concentración y los medios comunitarios son los que están en mayor riesgo de sufrir amenazas y asesinatos, según la RSF.

Fuentes consultadas: Unesco, Reporteros Sin Fronteras (RSF)

Responsive image

ULTIMAHORACOL.COM pertenece a I.P. MEDIA S.A.S