Imagen: Freepik

Esta es la razón por la cual la huella humana es responsable de enfermedades en distintas especies

febrero 22, 2021

Por: Dayana Sofía Vidueñez

Los mamíferos marinos y peces pueden sufrir cáncer de piel por la actividad humana y el contacto con contaminantes orgánicos, pesticidas y metales pesados. Además, los microplásticos y los desechos farmacéuticos presentan una amenaza más grande en diversas especies.

Lea también: Duque pide no “politizar” vacunación, pero uribista dice que fue gracias al Centro Democrático y recibe lluvia de críticas

La actividad humana genera grandes afectaciones en distintas especies de animales alrededor del mundo, no solo por la invasión y perdida de su hábitat o por el trafico de la fauna, sino que la contaminación de sus ambientes que ya muestra grandes consecuencias en la salud de los animales.

Según Semana, la Universidad de Tartu, en Estonia, develó que la alta contaminación de los mares, está teniendo un gran impacto en la emersión de nuevas enfermedades de animales marinos y, según lo investigado, el más grave y más extendido es el cáncer de piel.

La investigación afirma que las actividades industriales en los océanos afectan y aumenta la mortalidad de los peces y mamíferos, pero también se registra un aumento de esta enfermedad en especies salvajes.

Lea también: Cirugías estéticas: estas son las que serán tendencia para este 2021

De acuerdo con las cifras publicadas, el 10% de los animales diagnosticados con cáncer de piel vivían en hábitats acuáticos contaminados. Sin embargo, la autora líder del proyecto Ciara Bainers, asegura que esperan que esta cifra sea más alta.

Por otro lado, los expertos aseguran que el cáncer de piel en animales marinos se está dando por sustancias toxicas que debilitan el sistema inmune y los hace más propensos a contraer este tipo de enfermedades.

Asimismo, la ingesta de microplástico es preocupante; se cree que más de 700 especies marinas consumen plástico y con ello se puede bloquear el sistema digestivo provocando la muerte. Además, los trozos más grandes y afilados pueden perforar la pared intestinal y causar la muerte o generar una infección.

El panorama y la solución son poco alentadores, porque aproximadamente cada año entran ocho millones de toneladas de plástico a los oceános.

Fuente consultada: Semana

Responsive image

ULTIMAHORACOL.COM pertenece a I.P. MEDIA S.A.S