DIVISAS
Dólar TRM $ 3,828.18
Euro $4,616.13
Bolivar $0.00
TASAS DE INTERES
Café lb. (May 2019) US$1.1135
U.V.R. $285.6022
DTF 2.03%
Petróleo WTI US$39.75
Usura 25.79%
OTROS
COLCAP 1,528.09
IBR %
Inflación (Ago-2021) 0.45%

Liga Santander

BAR

Sep 20

2:00 PM

GRA

Liga Betplay

AGU

Sep 19

8:00 PM

BUC

Liga Betplay

EQU

Sep 20

6:00 PM

PER

Liga Betplay

ALI

Sep 20

8:00 PM

PAT

j balvin
Imagen: Redes

¿El reguetón tiene algún efecto cerebral? Esto dice estudio



Por: Juan Andrés Mahecha Villamarin




Un nuevo estudio realizado en Canarias, España, demostró que el reguetón es la música que activa más partes del cerebro. Este, no solo estimula las regiones auditivas sino también las áreas encargadas del movimiento, siendo superior a la música clásica, el folclore o la electrónica; géneros que también hicieron parte del experimento.

Para dicho estudio realizado en el centro de investigación IMETISA, se seleccionaron 28 individuos, mismos que no tenían información musical previa, con gustos musicales variados y una edad promedio de 26 años. Allí mismo, se analizó la capacidad de discriminación de melodías y frases rítmicas, después, se les realizó una resonancia magnética mientras escuchaban las diferentes canciones a las que se les eliminó la letra para mantener el estado “puro de la música”.

Las canciones ‘Shaky’ de Daddy Yankee y ‘Ginza’ de J Balvin, fueron las representantes del reguetón, en electrónica, fueron ‘passion’ de Alberto Feria y ‘L´amour toujours’ de Dzeko, en clásica estuvo Vivaldi y su concierto en Mi menor y el Minué de los aires en Re de Luis Cobiella y en el folclore, Folias y malageñas canarias.

Lea también: Gobierno español establece a Colombia y otros países como lugares de alto riesgo por COVID-19

Como indica DW, el resultado de la investigación se podría explicar por qué el reguetón suele ser predecible y no contar con un ritmo que varíe en la canción. Esta activación del cerebro esta sujeta “a la generación de impulsos internos dentro de nosotros al tratar de adivinar cuando viene el siguiente pulso. Es como si el reguetón, con ese ritmo peculiar (…) nos preparara para bailar”, subraya Jesús Martín-Fernández, autor de una tesis que dio paso al estudio.

De otro lado, la música clásica es mucho más compleja que el reguetón, con diferentes timbres, melodías y variedades tímbricas, lo que lo hacen menos predecible. Sin embargo, el cerebro trabaja mucho más para procesar esta música e inclusive estimula partes primitivas en el mismo, como son los ganglios basales.

Este experimento, de un área hasta ahora poco explorada por la ciencia, permite dar un paso hacia adelante en dirección al entendimiento del complejo cerebro humano.

Fuente consultada: DW

Más leídos en

Conéctate con nosotros