DIVISAS
Dólar TRM $ 3,828.18
Euro $4,616.13
Bolivar $0.00
TASAS DE INTERES
Café lb. (May 2019) US$1.1135
U.V.R. $285.6022
DTF 2.03%
Petróleo WTI US$39.75
Usura 25.79%
OTROS
COLCAP 1,528.09
IBR %
Inflación (Ago-2021) 0.45%

Liga Santander

BAR

Sep 20

2:00 PM

GRA

Liga Betplay

AGU

Sep 19

8:00 PM

BUC

Liga Betplay

EQU

Sep 20

6:00 PM

PER

Liga Betplay

ALI

Sep 20

8:00 PM

PAT

Claudia López
Imagen: EFE

Claudia y una comunicación fatal



Por:




Marco Orozco

Claudia López hizo lo más difícil: ganarle a Gustavo Petro en Bogotá. Pero a partir de ahí, y a excepcion de los primeros meses, viene en picada su reputación. Su discurso tambaleante y sus excesivas peleas dan la impresión de que todavía está en campaña.

La última pelea fue con el empresario Mario Hernández, quien se quejó por redes sociales del estado de las calles de Bogotá y preguntó dónde estaban los impuestos. Claudia López respondió como una ráfaga rabiosa que “su lujoso carro puede esperar, los estómagos de las familias pobres no“, haciendo alusión a su plan de rescate social.

Por más ligero e impertinente que sea Mario Hernández, la responsabilidad de un alcalde es responderle a un ciudadano como si fuera un ciudadano, no castigarlo y públicamente por ser rico.

Le sugerimos: La creciente pandemia de los no vacunados

Otro gobernante hubiese visto esto cómo una oportunidad para explicar en detalle su plan de rescate social, que trasladó 1,8 billones de presupuesto de infraestructura y movilidad hacia ayudas sociales por la pandemia. Pero no, Claudia prefirió un duelo a guantazos.

Si quiere hablar de desigualdad, podemos hablar de la nueva propuesta de reforma tributaria, que no le toca un pelo a los patrimonios más ricos y con la que Claudia Lopez se ha mostrado muy feliz.

Lea también: El magnicidio en Haití y los mercenarios “made in Colombia”

A Claudia la traiciona su necesidad de ganar debates. El problema es que no está en campaña. Claudia, ya ganaste. Ya estás en el poder. Y en el poder no tienes que ganar más debates, tienes que demostrar que eres de fiar y que no utilizarás tu poder para aplastar a los que están debajo tuyo. Debes ser una estadista, no una populista.

Administrar consiste 50% en hacer las cosas bien y 50% en comunicarlas bien. No basta con hacerlo bien, la gente tiene que estar convencida que lo estás haciendo bien. Y esa comunicación fatal es la que le está pasando factura a

López y destruyendo el capital político que había construido como senadora.
Hoy muchos desean volver a verla en el Congreso legislando y no como alcaldesa administrando, mucho menos en la presidencia.

Columna escrita por Marco Orozco

Más leídos en

Conéctate con nosotros