Boicot al Mundial de Catar
Imagen archivo*

18 noviembre, 2022

Boicot al Mundial de Catar: bares de Alemania se unen a esta tendencia



Por: Redaccion Ultimahoracol




Sin duda alguna, el Mundial de Catar, que se celebrará entre el 20 de noviembre y el 18 de diciembre, ha generado gran polémica y ha recibido fuertes críticas, sobre todo en lo relacionado con los derechos humanos.  

Pues bien, en Alemania, una gran cantidad de bares, que son frecuentados por aficionados del fútbol, se unieron para ‘hacer un boicot’ al Mundial de Catar.

Por una parte, el bar berlinés, Fargo, permanecerá con las pantallas apagadas durante el primer partido de Alemania en el Mundial, contra Japón. Este establecimiento, que se encuentra ubicado en el barrio Friedrichshain, abrirá una hora después del final del partido.

“Nosotros no aceptamos que un país se sirva del Mundial para mejorar su reputación”, explica a la AFP el vocero del Fargo, Joschik Pech.

“Nosotros no nos hacemos a la idea de divertirnos mirando los partidos ofrecidos por una dictadura donde uno no puede vivir libremente su sexualidad y donde se es perseguido con severidad”, añade Pech.

Le recomendamos leer: Prohibiciones para filmar en espacio público de Catar: el reporte de periodistas colombianos

Además de esta acción, Fargo ofrecerá varios eventos en el momento de los partidos. En especial, lecturas sobre derechos humanos y desplazamientos a partidos ‘amateurs’ y de futbol femenino.

Por su puesto, el bar es consciente de que esto podría ocasionar una baja en sus ingresos. “Esperamos una bajada en nuestra cifra de negocios y de nuestros beneficios, pero no creemos que eso nos llevará a la bancarrota”, señaló el vocero de Fargo.

También está el bar de culto ‘Lotta’, en Colonia. Su propietario, Peter Zimmermann, decidió que allí no se emitirá ningún partido del campeonato mundial.

Imagen archivo*

“Queremos posicionarnos en contra de este sistema totalmente corrupto de la FIFA, donde todo gira alrededor del dinero, y los derechos humanos y la cultura del fútbol no importan en absoluto. Y, por supuesto, en Qatar, peor aún, con la opresión hacia las mujeres, la discriminación de los homosexuales y las pésimas condiciones laborales”, afirmó Zimmermann.

Cuando la Copa del Mundo comience el domingo con el partido inaugural entre Qatar y Ecuador a las 5 de la tarde, este establecimiento estará cerrado.

El lunes por la noche, durante el encuentro entre EE. UU. contra Gales, los invitados estarán entretenidos con un juego de preguntas y respuestas que ya es tradición en el bar.

Para el martes, mientras Francia se enfrenta a Australia, el bar se convertirá en un panel de debate sobre la situación en Catar, la política de la FIFA y el boicot.

Seguirán torneos de dardos y futbolín, proyecciones de películas y la oportunidad de volver a jugar la Copa del Mundo con la Playstation.

Ahora bien, ¿qué más hay detrás del boicot al Mundial de Catar en Alemania?

Aquí hay que mencionar que varios lugares emblemáticos renunciaron a transmitir los partidos por temor a nuevas infecciones por coronavirus.

Por ejemplo, no habrá retransmisión en pantalla gigante junto a la Puerta de Brandeburgo, donde normalmente se reúnen los aficionados en Berlín.

No obstante, numerosos clubes de aficionados, entre ellos los del Bayern de Múnich o el Borussia Dortmund, recientemente hicieron un llamado a los espectadores al boicot.

Esta tendencia también llegó a otros sitios

En tiendas como Intersport o Sport2000 se han vendido 50% menos de camisetas de la selección alemana que hace 4 años. Ahora bien, según Infratest Dimap, un instituto de mercadotecnia, más de la mitad de los alemanes ignorará por completo el Mundial de Qatar.

¿Quién impulsó esta iniciativa del boicot al Mundial de Catar en Alemania?

Se trata de Schulze-Marmeling, quien es autor de varios libros sobre futbol, en particular uno sobre la problemática de Catar.

“Me sorprendió la dimensión y la respuesta masiva, las protestas se han convertido por sí solas en algo normal en las últimas semanas, especialmente por parte de los seguidores en los últimos tres días de partido de la Bundesliga (…) Que Catar sea la sede, con sus 350.000 ciudadanos, es simplemente absurdo para muchos”, dijo Schulze-Marmeling.

Fuentes consultadas: DW y El Tiempo